28 octubre, 2020

Coronavirus: al rescate de las provincias en “rojo”, el Gobierno envió casi 700 profesionales itinerantes

Desde hace semanas, el coronavirus dejó de ser un problema exclusivo del Área Metropolitana de Buenos Aires. La pandemia se diseminó por todo el país y los rebrotes en el interior obligaron al Ministerio de Salud de la Nación a enviar profesionales itinerantes para reforzar los sistemas provinciales y dar respuesta a la gran cantidad de infectados.

Desde el inicio de la pandemia, la cartera que conduce Ginés González García distribuyó a lo ancho y largo de la Argentina unos 680 profesionales itinerantes. Equipos compuestos por médicos, enfermeros, kinesiólogos, técnicos y bioquímicos, entre otras especialidades. En las últimas semanas el programa debió enfocarse con mayor fuerza en las provincias del interior.

Entre agosto y las primeras semanas de septiembre se inyectó en el interior un refuerzo de profesionales que aterrizaron en algunas de las regiones más afectadas: Río Grande (Tierra del Fuego); Río Gallegos (Santa Cruz); Río NegroMendoza capitalRosario y Venado Tuerto (Santa Fe); Jujuy y Orán (Salta), una pequeña localidad que ya superó los 1000 infectados.

Por estos días, se alistan otros 106 que reforzarán la atención médica en esas provincias y arribarán a otras nuevas, como Córdoba y Neuquén

 

Radiografía de la asistencia

Solo pocos días atrás arribaron a la provincia de Santa Cruz siete enfermeros; dos epidemiólogos y una autoridad del Ministerio de Salud de la Nación. En mayo, ya habían arribado a esas tierras dos médicos para refuerzo UTI y dos bioquímicos para el Laboratorio Hospital del Calafate. Al cierre de esta nota, y según las cifras oficiales, el distrito que comanda Alicia Kirchner tuvo 86 infectados y acumula casi 3400 positivos desde el inicio de la pandemia.

Con un promedio de 40 casos diarios la provincia de Tierra del Fuego es otro de los focos que preocupa al Gobierno. El “epicentro” de la pandemia en esa provincia se centra en la ciudad de Río Grande y para reforzar el sistema sanitario el Ministerio de Salud de la Nación envió cinco expertos en Unidades de Terapia Intensiva para guardias virtuales y activación del botón rojo.

Estos médicos, que se mueven de provincia en provincia para brindar asistencia en las zonas más afectadas, forman parte de una red de voluntarios que se creó en el inicio de la pandemia. Hubo casos en los que el Ministerio se contactó con profesionales que no se habían inscripto y les consultó si estaban dispuestos a adentrarse en la tarea de enfrentar la pandemia en otro punto del país. «Todo el tiempo se hacen gestiones para ver dónde hay profesionales libres dispuestos a viajar y ayudar en otras provincias”, relatan cerca de González García.

Casi al otro extremo del país, en Salta, la situación no es la mejor. Con 419 casos en un solo día el escenario asoma complejo. La provincia recibió en la primera semana de septiembre cinco enfermeros para refuerzos del SAME y las unidades de cuidados intensivos; 12 técnicos en emergencias para abordajes territorial; dos epidemiólogos; un kinesiólogo; tres médicos y 14 enfermeros. Arribarán en estos días tres profesionales más.

La situación en Salta es particularmente crítica en Orán, una región cuyo sistema de salud está al límite. Incluso el propio Ginés González García se refirió al presente epidemiológico de esa localidad y dijo que el número de infectados (por encima de los 1200) es “producto de la falta de controles en la circulación”.

A su vez, el 29 de agosto viajaron con destino a Jujuy dos autoridades del Ministerio de Salud; un médico terapista; dos médicos generalistas, cuatro kinesiólogos; siete enfermeros y técnicos de emergencias. El 4 de septiembre se sumó un refuerzo de un médico terapistas, cinco enfermeros de UTI y tres kinesiólogos de unidades intensivas.

El 12 de septiembre se les sumaron otros 11 enfermeros, tres kinesiólogos, un médico y tres agentes técnicos/abordaje territorial. Esta provincia ya había recibido 53 profesionales itinerantes semanas atrás. Jujuy registra un promedio de 300 casos diarios.

Santa Fe es una de las provincias que experimenta una fuerte suba de casos. En rigor, es el segundo distrito más comprometido, solo por debajo del territorio bonaerense. En este contexto de emergencia, en septiembre recibió siete autoridades del Ministerio de Salud de la Nación; 27 técnicos para el abordaje territorial, un médico especialista, cuatro epidemiólogos, cuatro enfermeros, un enfermero para capacitación testeos PNCTS, 1 médico para capacitación testeos.

Con más de 100 casos diarios, La Rioja asoma como otro de los puntos a seguir con atención. Este fue el motivo por el que pocos días atrás llegó a esa provincia un contingente de profesionales compuestos por una autoridad del Ministerio de Salud; un médico nefrólogo; dos epidemiólogos; dos kinesiólogos y seis enfermeros y técnicos de emergencias.

Personal médico realiza controles de rutina a pacientes COVID-19. (Foto: EFE)
Personal médico realiza controles de rutina a pacientes COVID-19. (Foto: EFE)Por: EFE

Por su parte Río Negro, una provincia con más de 250 casos diarios, recibió siete médicos; tres kinesiólogos; siete enfermeros y tres epidemiólogos, además de otras tres autoridades sanitarias del Ministerio. En los próximos días se enviarán 14 profesionales más. En cuanto a Neuquén, el distrito recibió el 8 de septiembre unos 12 enfermeros (6 para UTI) y dos kinesiólogos.

Córdoba, otro foco importante de infección, tendrá el apoyo de 60 profesionales itinerantes.

La Ciudad y el conurbano

Durante largos meses el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) acaparó la mirada de todo el país. La región presentaba un escenario por demás complejo, con miles de casos y cientos de muertes al día. Si bien ese escenario parece revertirse lentamente, la situación aún es compleja. Pero en aquellos días difíciles, a mediados de mayo, el territorio porteño recibió 30 técnicos para abordaje territorial y otros 10 agentes en julio que trabajaron en el Barrio Padre Múgica, Villa Lugano, Barrio Illia y Ciudad Oculta.

El conurbano fue asistido con profesionales itinerantes para los partidos de Merlo (21 enfermeros y médicos de UTI contratación del municipio y 10 agentes para Detectar); La Matanza (9 estudiantes p/ carga de datos SNVS, 13 agentes sanitarios, 25 enfermeros, 2 médicos y 30 agentes DINESA/DAT en Detectar); Luján; General Rodríguez y Marcos Paz.

Además hubo 120 voluntarios en Lomas de Zamora, San Martín y Avellaneda y otros 60 en Avellaneda. La provincia de Axel Kicillof recibirá 17 profesionales más en los próximos días.

Personal medico realiza un control en la terapia intensiva del Hospital El Cruce de Florencio Varela. (Foto: EFE)
Personal medico realiza un control en la terapia intensiva del Hospital El Cruce de Florencio Varela. (Foto: EFE)

Chaco fue otro de los grandes epicentros del virus que debió ser asistido. La situación se desmadró cuando la pandemia se metió de lleno en los barrios que componen el “Gran Toba”. Aún hoy en día las autoridades no pueden explicar cómo se introdujo el virus en esa zona de la ciudad de Resistencia. Por lo bajo, los vecinos aseguran que un joven de la comunidad Qom se operó de apendicitis en el hospital Perrando y las autoridades lo dejaron volver a casa sin el hisopado: tenía COVID-19 y en solo días extendió la enfermedad por toda la zona.

Entre abril y julio, el distrito de Jorge Capitanich, recibió 75 profesionales de la salud: 30 médicos; nueve terapistas; tres médicos generalistas; 10 kinesiólogos; tres técnicos de abordaje territorial; cinco expertos de unidades de terapia intensiva por 24 hs para guardias virtuales y 15 agentes DINESA para promoción, vacunación, hisopados en el impenetrable chaqueño. Su tarea consistió en otorgar un refuerzo a los hospitales de la provincia.

En julio se enviaron a Entre Ríos tres médicos con el objetivo de reforzar las instituciones hospitalarias.