12 agosto, 2020

Tomás Lipán La Profundidad de una voz que desde hace más de 40 años nos funde con la raíz terrenal

Hoy, 19 de Abril se cumplen exactamente 40 años desde la primera presentación en forma profesional en un escenario jujeño de uno de los músicos más queridos y admirados de nuestro Jujuy: Tomás Lipán. Este recuerdo no nos llegaría a la memoria si no fuera por quien durante más de tres décadas fue su apoyo, su compañera de vida, Rosita Araóz.
Quienes conocemos a Tomás Lipán (nombre artístico de Tomás Ríos, de Purmamarca) sabemos de su personalidad «bonachona» de su generosidad, de su humildad y el amor que tiene desde siempre por su tierra natal, por esos paisajes que le fueron formando el canto y el andar por la vida. Conocemos, a través de sus relatos a sus padres (Florencio y Eduviges), lo mucho que marcaron esos comienzos de cantor y músico niño.
“La primera presentación como Tomás Lipán fue en La Estancia, y lo presentó el Gaucho Martín”, nos cuenta Rosita, refiriéndose a ese 19 de abril de 1980 cuando en Güemes y Gral. Paz se encontraba esa tradicional peña a la que llegaban artistas consagrados.
Por aquel tiempo, Tomás ya tenía algunas experiencias artísticas. De pequeño en los actos escolares en la Escuela “Pedro Goyena” de Purmamarca y como integrante del conjunto que, en Salta, formó su querido hermano Domingo Ríos destacado autor y compositor y excelente vientista.
“La intención cuando le hice dar cuenta de su 40 aniversario, era que no pase desapercibido, se entusiasmó”, dice Rosita y agrega que Tomás quería hacer una celebración en un teatro porteño, pero este tiempo de cuarentena impide este encuentro con la “voz de Purmamarca”.
Seguramente el tiempo dará la revancha y la alegría de un encuentro con la voz de quien tiene más de 52 años de trayectoria artística, tiempo que lo llevó a recorrer el país y gran parte del mundo.
Mucho se puede escribir sobre la trayectoria de Tomás Lipán quien asegura que cuando nació “no lloró, cantó”. Y seguramente fueron las coplas con las que su mamá lo fue acunando.
Así, la vida de ese pequeño pastorcito que acompañaba la devoción de su padre por la Virgen de Punta Corral como parte de la banda de Sikuris Santa Rosa, pasó de pastorear con gran felicidad las ovejas y alegrar con su canto los corazones de quienes lo quieren y admiran.
Desde su Chalala natal, los pasos lo fueron llevando, siempre con la música y el canto como una constante en su vida hacia su escuela primaria, a la secundaria que lo vio transitar pasillos en la Escuela Técnica de Maimará y más tarde los de la Escuela General Lemos del Ejército en Campo de Mayo, donde hizo la especialidad de mecánico de radar. “Fué destinado a Mar del Plata y ahí empezó a cantar en las peñas en sus francos y ganó una medalla en una de esas peñas, algo que pocas veces menciona porque lo hacía casi a escondidas”, sigue el relato de Rosita.
Con su sello discográfico Ukia, produjo no sólo algunos de sus discos sino también los de innumerables amigos y maestros que de otra manera no se hubieran eternizado con sus obras. Un gran amigo de años, Gustavo Patiño y el querido y recordado Kolla Mercado, fueron los primeros en hacerlo grabar sus tres primeros temas, y esa generosidad recibida se trasladó hacia otros colegas.
Tomás fue parte del comienzo de muchos artistas, entre ellos los Tekis, a quienes cuando aún eran unos niños invitó al escenario montado en la Federación de Básquet de Jujuy. Luego, cuando iban a grabar su primer disco con el patrocinio de Marcelo “Cuchi” Carenzo, fue quien los recibió en Buenos Aires y quien durante días los acompañó.
Una de las mujeres fundamentales de este Jujuy de hoy, Beatríz “Negrita” Cabana dice sobre su amigo- hermano del alma: “ Yo agradezco a la Madre Tierra , tener un hermano como Tomas Ríos, que es la expresión del mismo y ancestral terruño jujeño. Pastor y cantor, tareas de amor a la vida desde niño . El agradecimiento, es su actitud permanente. Haber nacido en ese paraíso purmamarqueño, dónde siempre le escucho recordar a sus padres y hablar de la madre de sus hijos , Rosita , de su familia y de queridos amigos que tenemos en común , como la familia de Selva Vilte , y las familias Cruz, Aramayo , Patagua , Jerez y todo ese bello pueblo, quizás es lo que permitió dar a luz a este Tomasito generoso al mundo”.
“El Canto dePurmamarca” vol I y II (1985-1987); “Desde Jujuy” (1994); “Amor y Albahaca” (l998); “Canto Rojo”(1999); “Cautivo de Amor” (2002); “Sikureros” (2009); “Retumbos”(2010) y “Zambas Argentinas”(2011) y “Soy jujeño y traigo”, junto a Tukuta Gordillo, son algunos de los discos grabados, a los que se suman, como actividad artística, el actuar en varios largometrajes.