Una testigo de Jehová se encuentra en estado de coma por rechazar una transfusión de sangre. El hecho ocurrió en la ciudad española de Huesca y, según publicó el diario Heraldo de Aragón, no hay forma legal de obligar a Liliana, de 20 años, a recibirlo contra su voluntad.

Todo comenzó cuando la testigo de Jehová sufrió una peritonitis (inflamación del peritoneo) luego de que le realizaran una operación. Necesitaba una urgente transfusión de sangre, pero como no estaba consciente los médicos no le podían consultar qué hacer, por lo que debieron obedecer su decisión.

Es que la joven expresó su voluntad por motivos religiosos en su testamento y los médicos están obligados, por ley, a obedecerla. La familia de ella fue a un tribunal para intentar revocar la decisión de su hija, pero se toparon con la negativa: “No hay nada que hacer. Ella es mayor de edad, y el testamento es legal y válido”, se lamentaron.

Pero, ¿por qué ningún testigo de Jehová puede recibir sangre? Quienes pertenecen a esta religión aseguran que tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento obligan a abstenerse de la sangre, que para Dios representa la vida.