Altos Hornos Zapla empató en la tarde noche de ayer sin goles ante Crucero de Norte en su última presentación como local por la reválida del Federal A lo que le significó tener que esperar resultados milagrosos para sostener la categoría.

Sin muchas ideas, con más errores que aciertos, con demasiado nerviosismo y presión, los muchachos “acereros” no pudieron vencer a un conjunto misionero que ya se sabía salvado de descender pero aspiraba a pelear un lugarcito por ascender.

Las actuaciones de Tello, Sánchez y el inoxidable Pascuttini fueron lo más rescatable de una noche oscura, muy oscura en Palpalá. Se pudo haber perdido, pero también hubo alguna que otra situación clara de gol por parte de Zapla que, por ineficacia o mala suerte, no pudo concretar.

El empate no le sirvió a ninguno de los dos, pero el más dolido de no haber conseguido la victoria, sin dudas fue el “Elefante Blanco”. Jugadores lloraban, los verdaderos hinchas y las familias lloraban también, porque es solo cuestión de horas para que el descenso se consuma.

¿Hay chances? Sí, pero son verdaderas quimeras. Juventud Unida de San Luis y Ferro de Gral. Pico deben perder todos los partidos. Al equipo puntano le quedan 6 unidades en disputa y al pampeano 9. Además, hay un pelotón de seis equipos más que están por arriba del “Merengue” y tampoco deberán sumar de a tres. Y todo esto servirá siempre y cuando Zapla gane en su visita a Juventud Antoniana.

Difícil, casi imposible.