PARQUE SOLAR: POSTERGAN EL INICIO DE OBRA

0
88

Funcionarios del Ministerio de Energía y directivos de la empresa acordaron postergar la entrada en operación comercial para el 11 de marzo de 2019.

El proyecto “Cauchari”, adjudicado en la subasta “Ronda 1” del Programa RenovAr, por contrato debería empezar a inyectar energía el sistema en mayo.

Sin embargo, luego de varios meses de conversaciones, funcionarios del Ministerio de Energía y directivos de la empresa acordaron postergar la entrada en operación comercial para el 11 de marzo de 2019.

Una nota que lleva la firma de Alejandro Sruoga, Subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación, instruye a la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (CAMMESA) a celebrar un nuevo contrato con Cauchari para reprogramar los plazos de construcción del parque solar.

El funcionario ordenó a Cammesa “celebrar las Adendas correspondientes a los Contratos de Abastecimiento oportunamente suscriptos con las empresas referidas, estableciendo la Estación de Seccionamiento Altiplano 345 como punto de interconexión de las Centrales Caucharí I, II y III”.

Lo novedoso de este nuevo contrato que se firmará en los próximos días es el cambio de fecha programada de habilitación comercial: se pasa del 15 de mayo de 2018 al 11 de marzo de 2019, aunque bajo nuevas condiciones. En consecuencia, recién en noviembre comenzaría la instalación de los módulos fotovoltaicos provenientes de China.

En caso que la infraestructura eléctrica tampoco esté lista para ese entonces, Sruoga deja abierta la posibilidad para demorar la generación de energía solar: “treinta días posterior a la efectiva entrada en operación de la estación de seccionamiento”.

La carta fue enviada el lunes 19 de febrero a Julio Bragulat, Vicepresidente de Cammesa, luego que el Ente Regulador de la Electricidad (ENRE) determinara que esa conexión – estación del Altiplano – es la opción conveniente para reguardar el servicio y seguridad del sistema eléctrico.

De esta manera, Cauchari evita el desgaste de los equipos por instalar los equipos sin contar con la capacidad de transporte en alta tensión – y el costo de realizar las obras a su cargo – mientras el Gobierno evita un litigio por la apelación que recibiría de Cauchari ante una eventual ejecución de las garantías.

En 2016, el proyecto “Cauchari” se quedó con los 300 MW de potencia solar fotovoltaica que el Gobierno Nacional puso en juego durante la primera subasta de energías renovables.

JEMSE, la firma que controla el Estado provincial a cargo del emprendimiento, resultó adjudicada comprometiendo el precio más bajo del mercado en ese entonces: US$ 60/MWh con una cláusula de ajuste de 1.7%/año.

Cabe destacar que lo hizo asociada con empresas chinas, encargadas de aportar la tecnología, realizar las obras y aportar el financiamiento.

De acuerdo al contrato, el plazo de ejecución comprometido en 2016 por la firma JEMSE ante Cammesa fue de 480 días corridos, algo más de lo que cerraron otros emprendimientos solares porque se consideraron los 4.200 metros sobre los que se construirá el parque.

De respetarse este convenio original, el 15 de mayo de 2018 la mega-obra fotovoltaica tendría que estar finalizada e inyectando energía limpia a la red.

Sin embargo, tal como adelantó a fines del año pasado Energía Estratégica, el Gobierno consensuó con la compañía postergar la entrada en operación comercial para el 11 marzo de 2019, fecha en que se supone que estará operativa la Estación Transformadora (EETT) del Altiplano.

“La estación transformadora estaría lista en marzo de 2018”, confía una fuente al tanto del proceso. Sin embargo, hasta no ver avanzadas las obras, JEMSE no quiere colocar los sistemas fotovoltaicos para evitar el desgaste de los equipos, valuado en 90 millones de dólares.

Esta sería la cifra que pelearía Cauchari en la justicia si el Ministerio de Energía y Minería se dispusiera a ejecutar las garantías por incumplimientos de los plazos. En esos términos fue planteado el tema con los funcionarios.

Si bien en la licitación de 2016 no estaba en vigencia el “Take or Pay” (fue incluido en la ronda 2) – cláusula que obligaría a Cammesa a pagar la energía comprometida por contrato cuando no estén vigentes las líneas de alta tensión proyectadas en cada zona – Cauchari reclamaría daños y perjuicios por instalar paneles sin poder inyectar la energía.

En definitiva, más allá de lo que establece la normativa, se buscó una salida política y negociada aprovechando la afinidad entre el Gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y los representantes del Gobierno Nacional.

“Resulta pertinente aceptar la solicitud de las empresas con el fin de compatibilizar los plazos de ejecución de las Centrales y de la Estación de Seccionamiento mencionadas”, plantea Sruoga en su nota.

Cabe recordar que esta obra eléctrica fue proyectada durante el Kirchnerismo, en el marco del plan de transporte federal.

Según confían fuentes a Energía Estratégica, Juan José Aranguren, el Ministro de Energía y Minería, aceptó la propuesta de Jemse de prorrogar los plazos de obras. No tanto Sebastián Kind, Subsecretario de Energías Renovables de la Nación, quién al menos en un primer momento no estaba de acuerdo con dar este tipo de señales al mercado: renegociar contratos.

Evitar un nuevo conflicto

Para evitar un nuevo conflicto, la nota que Sruoga envía a Cammesa plantea a Cauchari aceptar las siguientes condiciones:

a) manifiesten que no tienen nada que reclamar, por cualquier concepto, a CAMMESA y/o al Estado Nacional por las modificaciones instruidas por la presente; y,

b) renuncien, en la forma más amplia de acuerdo con lo permitido por la legislación aplicable, a formular cualquier reclamo y/o demanda ante cualquier fuero o jurisdicción –incluido, pero no limitado a, el arbitraje previsto en las cláusulas 26 de los respectivos Contratos de Abastecimiento celebrados– por daños y perjuicios actuales o futuros por cualquier concepto (incluidos, pero no limitados a, daño emergente, lucro cesante, pérdidas por sobrecostos financieros, pérdidas por degradación de potencia de salida de los módulos fotovoltaicos, gastos por operación y mantenimiento, gastos de vigilancia y aseguración de equipos, etcétera), compensaciones o cualquier otro rubro o concepto, que pudieren derivarse directa o indirectamente de las modificaciones instruidas por la presente.

Fuente: Notinor