MILES DE JÓVENES EN EL SANTUARIO DE RÍO BLANCO

0
52
Luego de caminar durante horas bajo el intenso calor y también la lluvia, cientos de jóvenes de diferentes puntos de la provincia participaron ayer de la misa central en honor a la Virgen del Rosario de Río Blanco y Paypaya. El lema es: «Joven, aprende y escucha».

Luego de una jornada de vigilia, serenata y animaciones, la primera misa programada fue la de las 7, seguida a las 8.30 por la celebración central en presencia de la imagen de la patrona de la provincia en el campito, encabezada por el obispo de la Diócesis César Daniel Fernández.
El resto de las misas están programadas para las 10.30, 12, 17.30 y 19.30 en el templete.
Desde el santuario, su rector Héctor Barrera informó que la intención será llegar hacia los jóvenes para meditar la palabra de Dios, y reflexionar sobre el «aprender y escuchar».
Los jóvenes creyentes llegaron a la localidad palpaleña desde las cuatro regiones de la provincia este fin de semana, e incluso hubo pequeños grupos que llegaron desde Tarija y Cochabamba, atraídos por la muestra de fe.
Este año los jóvenes del Ramal, fueron los que llegaron al santuario con mayor esfuerzo porque la lluvia los alcanzó en plena peregrinación durante la madrugada de ayer. El clima provocó entonces, que algunos desistieran y optaran este año por llegar en vehículos.
Otros sin embargo, a pesar de las precipitaciones durante la noche y calor del día, llegaron hoy con cánticos y alabanzas para saludar a la Virgen de Río Blanco. Entre ellos, hubo miembros de la parroquia de Fraile Pintado, Ledesma, Liberador General San Martín y San Pedro.
Desde la parroquia San Juan Evangelista de Fraile Pintado, Rolando Tejerina informó que el jueves emprendieron su peregrinar 125 jóvenes, acompañados por un camión municipal para llevar pertenencias y comida. «Venimos con diferentes objetivos, a agradecer o pedir, esta es una peregrinación especial que nos reúne a todas las comunidades, hubo un momento en Carahunco que nos encontramos con el agua pero pudimos llegar bien», indicó Fernando Chañi de Fraile.
Desde San Pedro en tanto, Gustavo Flores peregrinó junto a su familia también desde el jueves y llegaron ayer muy temprano. Igualmente, manifestaron que el tramo más duro del camino fue Carahunco, pero la mayoría continuó su camino con algunos retrasos.
El padre Ernesto Vilte estuvo al frente de los jóvenes y fieles que llegaron a pie desde la parroquia Señor y Virgen del Milagro de Ledesma. Durante su descanso, en la escuela Agrotécnica El Brete, el sacerdote indicó que son casi 150 personas las que todos los años optan por participar de la experiencia de fe. «Muchos jóvenes tendrán sus intenciones particulares, pero la acción de gracias nunca falta, porque a veces no nos damos cuenta pero todos los días nos ocurren cosas lindas», sostuvo el sacerdote.